LA FÓRMULA DE LA FELICIDAD

/, La Clau se mueve/LA FÓRMULA DE LA FELICIDAD

LA FÓRMULA DE LA FELICIDAD

Si algo ha revelado la antropología moderna es que aunque hayan transcurrido 3.000 años, seguimos teniendo las mismas inquietudes de nuestros antepasados: un deseo natural por recibir cariño y sentirnos amados, la lealtad de nuestros amigos, cierto sentido de logro y una medida razonable de bienestar y felicidad. Eso que algunos han venido a llamar “Calidad de Vida”.

Es evidente que en la sociedad actual en la que vivimos, el concepto de felicidad es cada vez más frágil y quebradizo; constantemente amenazado por problemas de toda índole: de salud, económicos, por las decepciones y propósitos truncados…, la felicidad es muchas veces una tenue luz sepultada por toneladas de oscuridad, una utopía para ingenuos.

En medio de toda esta debacle de sueños rotos, en ocasiones surge un libre pensador que nos empuja a cuestionar todo lo antedicho, este es el caso de Mo Gawdat, ingeniero, emprendedor, cofundador de más de 20 empresas y autor de una fórmula matemática para vivir feliz. Como un gran coach el autor publica el resultado de sus estudios en el libro titulado: “El algoritmo de la felicidad”, editorial Zenith:

“A mi cerebro sólo le permito pensamientos alegres o útiles”.

Una obra intimista y reflexiva, por cierto, agotada en la mayoría de los portales de venta de libros online.

¿QUÉ ES UN ALGORITMO?

 Algunos lo han definido como: “Conjunto ordenado de operaciones sistemáticas que permite hacer un cálculo y hallar la solución de un tipo de problemas”.

Un cálculo para resolver problemas… ¿Y si esos problemas fueran reales en lugar de un simple ejercicio de libreta?

Después de incontables horas de investigación, Gawdat por fin descubrió una ecuación basándose en la capacidad del cerebro por absorber y procesar la alegría y la tristeza. Se trata de un método para gestionar y prevenir la decepción.

Tiempo después, los resultados de sus investigaciones tuvieron que afrontar una durísima prueba, y esta vez no sería sobre la poyata de un laboratorio.

Cuando su hijo, Ali, murió de forma inesperada a consecuencia error médico en una intervención por apendicitis, tanto él como el resto de su familia se volcaron en sobrevivir a la pérdida, y para ello se refugiaron en lo que conocían; la ecuación de Gawdat. Necesitaban desesperadamente recuperarse de la tragedia y gradualmente, lo que en un principio parecía una sencilla declaración de buenas intenciones, una teoría de efecto placebo, fue cobrando forma en sus vidas. Ellos fueron los primeros conejillos de indias en probar el algoritmo.

Después de alejarse de los devastadores efectos de la tristeza e impotencia que supuso la pérdida, Gawdat decidió que compartiría lo que había aprendido, su algoritmo con el resto del mundo y que se centraría en ayudar al mayor número de personas posible a ser más felices, incluso en las peores circunstancias.

A groso modo, la ecuación dice:

“La felicidad es igual o mayor a los acontecimientos de tu vida menos las expectativas de cómo deberían ser. No son los acontecimientos la diferencia, sino la comparación con lo que quieras que sea tu vida.

Mo Gawdat había pasado la mayor parte de su carrera profesional al servicio de tres monstruos de la tecnología y trend topics de todo el mundo: IBM, Microsoft y Google.

En la actualidad es uno de los ejecutivos más populares de Google X y asesora a muchos influencers sobre cómo mejorar el mundo, tomar buenas decisiones y encontrar el equilibrio.

Gawdat cree fervientemente en lo que hace, y por ello ha impartido multitud de conferencias por todo el mundo. Su principal interés ha sido compartir el resultado de sus investigaciones y mostrar el efecto beneficioso de no rendirnos, es un carismático orador que inspira a miles de personas de todas las edades.

Como dijo una vez la corresponsal de guerra y escritora estadounidense Rose Wilder Lane:

“La felicidad es algo que entra en nuestras vidas a través de puertas que ni siquiera recuerdo haber dejado abiertas”.

 

DEJEMOS ABIERTAS LAS PUERTAS

 

Esta pequeña referencia sobre los trabajos de Mo Gawdat, nos conduce a una sencilla reflexión; la felicidad es todavía tan necesaria que algunos la han buscado fervientemente hasta encontrarla oculta entre algoritmos, una antigua filosofía para resolver problemas. Sea donde sea que la busquemos, lo cierto es que en nuestra Agencia Inmobiliaria La Clau Group de Sitges la hemos vivido de cerca. Dibujada en la ampulosa sonrisa de nuestros clientes al recibir la llave de su nueva vivienda, la casa de sus sueños.

Adquirir un nuevo inmueble no hará desaparecer milagrosamente nuestras preocupaciones, pero es un buen comienzo, una nueva forma de resetear y dejar atrás todo lo que nunca nos ha ayudado a mejorar.

Dar forma al que será tu hogar es una experiencia muy especial que puede hacernos sentir felices. Crear nuevos ambientes, revivir nuestra primera vez en la intimidad, ayudarnos a recordar, invitar a nuestros amigos y hacer que nuestro micromundo continúe creciendo.

 

by Manuel Julián  para La CLAU GROUP

By | 2018-05-21T17:07:04+00:00 mayo 21st, 2018|Curiosidades inmobiliarias, La Clau se mueve|Comentarios desactivados en LA FÓRMULA DE LA FELICIDAD
A %d blogueros les gusta esto: